Un ramo de rosas con tradición especial .

Bea está niña dulce con la que he tenido la suerte de toparme . Con un gusto exquisito a la hora de diseñar la papelería , caligrafía … ( si aún no la conocéis os animo hacerlo ) .

Nos casamos el 22 de septiembre, y aunque estuvo lloviendo todo el mes tuvimos muchísima suerte con el tiempo, hizo un día buenísimo.

Me maquilló Bea Abad de Bobbi Brown y me peinó Pilar Figueroa con un semirrecogido.

Mi vestido fue un diseño mío confeccionado en Sevilla por Belen Miranda . Es de piel de ángel. Tiene detalles en el cuerpo, mangas y espalda en muselina y tiras de valencié. Y los encajes efecto bordados eran de un retal de una tela de Valentino.

Me apetecía mucho llevar un tocado con ese “algo” que encajase con el Cortijo de la celebración y Luis Benítez lo hizo posible .

Los zapatos fueron un regalo de mis mejores amigos, unas sandalias súper cómodas de Prada.

Por si hacía calor, llevé un paipai de la tienda Antik de Sevilla de seda bordada en seda de la India, me encantó. Las joyas que llevé fueron unos pendientes de mi madre, un anillo que nunca me quito que tiene 12 brillantes que era de mi abuela (era mi madrina y quería llevarlo sí o sí, pegase o no, soy muy sentimental) y un anillo con un zafiro y brillantes que me regaló Quique.

El ramo era solo de rosas, como el de mi madre, y hace poco hemos descubierto en fotos que el de mi abuela también fue sólo de rosas, y más ilusión me hace. Me lo hizo Tere de Armiflor, que la recomiendo siempre.

Quique llevó chaqué y chaleco azul marino de Silbon, una corbata Loewe que le regalé y con sus ojos le quedaba genial, y gemelos también regalo grabados con sus iniciales.

Nuestra boda era muy familiar elegimos la Iglesia de San Gil y Santa Ana, que es pequeñita.

No quisimos más niños de arras que Ana, que iba de Lunatta, pero no quiso recorrer el pasillo, aunque estuvieron un buen rato convenciéndola incluso con fotos de lémures que le encantan. 

La ceremonia fue preciosa, el sacerdote Don Enrique dio una homilía muy bonita y que llegó a mucha gente. Como anécdota, mi sobrina Anita que tenía 2 años, quiso que la cogiéramos en brazos Quique o yo en mitad de la ceremonia y se disgustó bastante la pobre.

Mi hermana iba guapísima con un dos piezas de Ailanto de estampado botánico.

La celebración fue en el Cortijo de Enmedio. Igual que las invitaciones, diseñé el resto de la papelería, con ilustraciones de botánica. Para los meseros nos apeteció poner nombres de lugares de Ibiza que cada vez que vamos, es nuestra isla favorita y a la que intentamos ir todos los años, nos gusta ir.

Las fotos son de Opalo Photo, y la verdad es que nos veo súper reflejados a nosotros y ese día tal como fue.

El ramo únicamente se lo di a mi amiga Marina porque yo soy de las que creen que hay que mojarse con el ramo, y que sólo es uno.

De la música se encargó Dj Randy y un saxofonista.

Quique y yo recordamos ese día súper bonito, estábamos todos felices y se notaba en el ambiente.

2 comentarios de “Un ramo de rosas con tradición especial .

  1. Irene dice:

    Precioso reportaje. Una boda muy especial. Sí tiene buen gusto Bea, sencilla, encantadora y cuidando cada detalle.
    Todo perfecto para un día único.
    Una pareja preciosa👰🤵

  2. Irene dice:

    Qué bonita boda, la novia ideal. Cuidando todo al detalle,.con muy buen gusto. El novio guapísimo… qué voy a decir yo si soy la mami jajaja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *