Las mujeres de mi vida , mis wedding planners.

Una mañana cualquier empiezas a buscar inspiración y te encuentras con ella , “Marta”. Lo que veréis y leeréis a continuación será lo que se denomina flechazo …

Tras cuatro años de relación, en diciembre de 2018, pasamos las navidades en Tanzania,  y fue el día de Nochevieja en Zánzibar cuando Andrés me pidió matrimonio tras brindar por el nuevo año que nos esperaba.

Comenzó así una aventura en la que nuestras familias se han implicado mucho, ya que la celebración fue en la finca familiar de Andrés, y su madre Ana nos ayudó mucho en la organización de la boda.” 

“Las invitaciones, diseñadas por mi prima Carolina, quién se encargó de todo, es toda una artista, quedaron preciosas y muy elegantes.”

El maquillaje fue realizado por Rocío de Bobbi Brown y  peinado Marta Santos, de Santos peluqueros.

Mi vestido, fue diseñado gracias a mi madre Cristina (diseña y confecciona trajes de flamenca, y tiene su marca propia “El baúl flamenco”), mi hermana Cristina, y por mi tía Conchita, también diseñadora y creadora de tocados, todo fue muy fácil con ellas ya que percibían lo que yo quería, y fue confeccionado por unas modistas encantadoras.

Llevé dos tocados hechos con mucho cariño por mi tía creadora de “el baúl flamenco tocados”, y a su vez, se encargó de gran parte de pamelas y tocados de nuestras invitadas, es una artista y tiene mucho gusto.

Nos casamos el 7 de septiembre a las 11.30  de la mañana en la iglesia Sta. Maria de la Victoria en Málaga.

Increíbles fotografías a cargo de Antonio Ordóñez .

La celebración fue en  “Finca Santa Sofia”, servido por catering Saboga .

Mientras llegábamos nosotros, ofrecimos una copa de bienvenida,  y tras ello, dimos comienzo al coctel, todo ello amenizado por un saxofonista que interpretaba nuestras canciones favoritas.

Hicimos nuestra entrada junto con el saxofonista al son de” Feel so close “ de Calvin Harris, una entrada que no olvidaremos nunca, con todos los invitados levantados y bailando al ritmo de la música.

Quisimos agradecer a todos los invitados su asistencia con unas notitas personalizadas, y en concreto, a mis amigas que me llevaron de despedida de soltera, les hice un dibujo de cada una de ellas a acuarela, ¡fue todo un éxito!

Entre plato y plato, hicimos varias sorpresas, una de ellas fue repartir un par de replicas de mi ramo, a mis dos tías. Posteriormente, hicimos entregas de 4 ramos, todos ellos realizado por mi tía Conchita . Los ramos los entregamos al ritmo de la canción “I don´tcare” de Ed sheran y Justin bieber, (elegida por Andrés, su única implicación en el tema floral jeje), se lo entregamos a mis dos mejores amigos de la infancia hoy día prometidos, a mi prima Cristina , el siguiente fue para Blanca, una de mis mejores amigas, y el más divertido de todos, el que entregamos a la pareja que estábamos deseando que fueran los siguientes, ellos son Laura y Diego,…y un mes siguiente…..¡ya están prometidos!

Tras terminar los postres cortamos la tarta y brindamos por todos los presentes y los ausentes. Y de repente mi marido cogió el micrófono. Y he de decir que tuvo una intervención espectacular en la que combinó palabras de agradecimiento y humor de una manera muy espontánea , que finalizó regalándole un anillo a su madre, que no podía parar de llorar.

El último ramo, el de la propia novia, decidí dividirlo en dos, entre mi madre por su infinita paciencia  y ayuda en cada día al “aguantarme” estos meses, y mi gran apoyo, y a mi suegra Ana, por su enorme implicación como nuestra Wedding planner y el cariño puesto en la organización.

Como no podía ser de otra manera, terminamos con unos discursos de familiares y amigos y finalizó con el himno del Málaga Club de fútbol, en la boda había muchos malaguistas, el primero el novio, y sabía que caería en algún momento, fue algo divertido al ver a los amigos de Andrés subidos en las sillas sintiendo cada letra del himno.

Llegó el baile, y para ello elegimos la versión de Perfect de Ed Sheeran y Andrea Bocelli (un tema precioso), y quedó muy bonito, pues bailé con los tres hombres más importantes de mi vida, mi padre, mi abuelo y mi marido. “

Transcurrió la noche, en la que no faltó, ver a Andrés cantar su fandago “Tomate”. Tampoco faltó “el novio de la muerte”. Y sin darnos cuenta… cayó una tromba de agua corta pero muy abundante, la gente ni se dio cuenta, eso fue buena señal. Tras muchas horas de fiesta, llegó el ultimo autobús, en el que el cachondeo y las risas no faltaron (gracias Paco, no sabíamos de tus dotes como auxiliar de vuelo, ni tu manejo con el chino).

Con mucho cariño,

Marta y Andrés,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *